Prácticas abiertas, innovación y universidad

Hace unos meses apareció una reseña que escribí del libro Open education: A study in disruption (1). El libro, tras delinear el contexto socioeconómico de las actuales instituciones universitarias, repasa el potencial disruptivo de las prácticas open -publicación, enseñanza, colaboración, etc. Lo mejor del libro es que habla de lo abierto situándolo en un contexto real y a partir de experiencias concretas y no como un mero discurso de buenas intenciones. Lo menos bueno es que se queda algo corto en muchas ocasiones debido, en parte, a que es un experimento de escritura rápida (book sprint). La referencia completa es esta:

Jiménez Sánchez, D. (2015). La Educación Abierta y el futuro de la universidad. Reseña de Van Mourik et al. (2014) Open Education: A Study in Disruption. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, 53. Recuperado a partir de http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/610

Nota
(2)Van Mourik , P. van M., Hall, G., Byfield, T., Hides, S., y Worthington, S. (2014). Open Education: A Study in Disruption. Londres: Rowman & Littlefield International.

academia.edu

Varias entradas sobre la web academia.edu: aclaran su origen y naturaleza empresarial; explican su modelo de negocio; señalan las contradicciones que surgen cuando se sube un artículo a la web porque se quiere compartir en abierto resultados del trabajo académico; se discute la cuestión del trabajo gratis/voluntario que hacen los editores; y se señalan alternativas. Para mí es muy fácil: compartir el material de forma distribuida a través de herramientas libres. Más en estas lecturas:

Kathleen Fitzpatrick: Academia, Not Edu

Gary Hall: What does Academia_edu’s success mean for Open Access? The data-driven world of search engines and social networking.

Janeke Adema: In solidarity with Library Genesis and Sci-Hub.

Estación quemadora F451

Hace un tiempo venimos pensando la idea de formar un grupo de lectura en la universidad y, con eso en la cabeza, y releyendo algunas cosas de hace tiempo fui a dar con dos proyectos de Open Humanities Press.

El primero es Liquid Books que consiste en acompañar el proceso de edición de un libro con una wiki donde se va recogiendo  información adicional, contenidos relacionados que están en intenet, se va documentando el avance editorial, se publican algunos borradores, se dan versiones del índice e, incluso, se llegan a escribir textos entre varias personas.

El otro proyecto es Living Books que es una colección de libros sobre ciencias de la vida entrecruzadas con disciplinas humanísticas como los estudios culturales o los estudios sobre comunicación. Cada libro corresponde a un editor que se encarga de seleccionar contenido con acceso abierto que ya está en la red y de escribrir una introducción. Algunos libros incluyen también material multimedia (audio y vídeo), pero básicamente son artículos publicados en revistas científicas de contenido abierto que tienen permitida su reproducción y remezcla. Los contenidos son seleccionados por alguien con cierto conocimiento experto, presentados adecuadamente y difundidos por otros medios. Los libros son accesibles en internet en formato wiki y se puede también descargar una versión en pdf. Es la vieja idea del “reader” con la limitación de que deben ser contenidos abiertos y explorando nuevos canales de difusión.

Entonces mi idea para el grupo de lectura es convertir ese grupo de lectura además en un proyecto de edición de ebooks. Consistiría en un grupo de gente que se reúne para investigar sobre un tema. Para ello selecciona contenido de calidad científica en internet que teng contenido abierto. Se hace un lectura colectiva de todos los contenidos con el compromiso de que cada uno selecciona y presenta un contenido y se ecarga de dinaminar la sesión en la que se discute el contenido que haya seleccionado. Una vez terminado el ciclo de lectura, análisis y discursión se abre un segundo ciclo de edición del ebook para lo cual cada participante escribe un pequeño texto presentando su contenido y, entre todos, se escribe la introducción donde, por ejemplo, se presenta el tema, los objetivos, los aportes de cada uno de los contenidos, una justificación de su selección y los aprendizajes globales. Una vez los textos están listos, se hace un taller de edición de libros electrónicos. He pensado que se podría hacer en  formato epub usando Sigil [1]. El libro terminado se sube a internet y se pone a disposición de todo el mundo.

  • Algunos de los objetiso que se me ocurren ahora que pueden ser cubiertos con esta actividad serían:
  • Aprender sobre el tema que se elige.
  • Poner en práctica nuevas formas de lectura (lectura social).
  • Producción de objetos de conocimiento.
  • Experimentación con nuevos formatos de transmisición de conocimiento.
  • Comprender el significado de las licencias libres y su relación con la producción y difución de conocimiento.

Por otra parte se trataría, igualmente, de poner a prueba el siguiente razonamiento:

1) si hay muchos contendos en internet con licencias libres

2) si hay cada vez más revistas científicas de contenido abierto, más repositorios institucionales con contenido abierto

3) si las licencias libres (básicamente Creative Commons, pero también otras) permiten la reproducción y remezcla

4) se podrá producir una obra nueva a partir de contenidos abiertos y disponibles en internet de calidad científica que suponga una nueva forma de producción de conocimiento y de difusión de los contenidos

5) la producción de una obra nueva podrá ser una actividad de aprendizaje.

Una cosa adicional es que se puede perfectamente imaginar este proyecto en modalidad virtual, por decirlo así, en lugar de en modalidad presencial. Habría que añadir una capa extra de herramientas de comunicación para mantener al grupo en contacto y otra más de herramientas en línea de lectura social.

El título que se me ha ocurrido para esta cosa es Estación Quemadora F451. Obvio, pero me gusta. Ahora sólo queda lo más difícil: encontrar gente que quiera leer.

Notas

[1] Bookcamping en Medialab Prado. Un proyecto de edición de libros digitales y de construcción de una biblioteca con algunas similitudes a las ideas que aquí se plantean. Mucho material sobre licencias abiertas y cuestiones legales.

Wikipedia, conocimiento, participación, colaboración

Si eres uno de esos que a los que, en la wikipedia, le interesa más la página del historial que la de la propia entrada te puede gustar esto. Se trata de la presentación de Joaquín Rodríguez en Libre Graphics Meeting 2013 celebrada en Medialab Prado donde presenta algunas ideas sobre la investigación que realizó junto a Felipe Ortega sobre los editores de la wikipedia. La investigación está recogida en el libro El potlatch digital. Joaquín Rodríguez habla sobre la comunidad que forman los editores de la wikipedia, sobre las diferentes formas de participación y de cómo gestionan esa colaboración abierta. Insiste en que son un grupo reducido de personas, que han producido un conjunto de normas bien establecido y que esas normas rigen tanto los contenidos como las prácticas de los propios editores. También apunta dos cosas importantes: un reducido número de participantes produce la mayor parte de los contenidos; y la motivación que tienen para hacerlo es el reconocimiento de los pares.

Aprovecho para enlazar esta otra presentación en la que Felipe Ortega y el mismo Joaquín Rodríguez presntaban el libro. Son las mismas ideas presentadas más extensamente. El blog de Felipe Ortega recoge mucho material relacionado con esta investigación. Su tesis precisamente trato sobre la wikipedia y está disponible aquí.

Todo esto me interesa porque yo creo que el conocimiento es histórico y el debate en torno a la wikipedia ilustra esta historicidad como ningún otro. La cuestión no es, me parece a mí, si la wikipedia es fiable o no (que lo puede ser o no en la misma medida que cualquier otra enciclopedia), sino la nueva forma de relacionarnos con el conocimiento que representa la wikipedia y el nuevo estatus sociohistórico que tiene hoy el conocimiento.

La wikipedia también me interesa en relación a la cuestión de los grupos y comunidades y todo lo que a partir de ahí se despliega en torno a la participación y a la colaboración. Si dejamos de lado la tecnología y podemos (y sabemos) mirar un poco más allá  veremos que en estas comunidades desarrollan normas y reglas que forman el ethos de esa comunidad. Es lo que mantiene a la comunidad unida y la hace funcionar. Esto es mucho más importante que la tecnología. Además este ethos se construye desde abajo, no es un decálogo impuesto desde fuera y no hay un momento fundacional para que esas reglas y normas empiecen a circular. Están incorporadas a las prácticas. De hecho son las mismas prácticas. Todavía más. De algún modo, creo que, ese ethos queda incorporado también a los objetos y dispositivos sociotécnicos que esas comunidades producen. El ejemplo más perfecto y acabado de esto son las licencias libres para el software libre y el software abierto. Esas famosas cuatro libertades eran el ethos de la comunidad de hackers. Las licencias recogieron ese ethos en un dispositivo legal al mismo tiempo que el dispositivo sirve para hacer posible que el ethos siga manteniéndose y con él la comunidad. Los wikipedistas que se sienten parte de una comunidad tienen su propio ethos generado a través de las prácticas que llevan a cabo. Este ethos hace posible la colaboración, la participación y el sistema de recompensas  simbólicas que hace posible que un grupo de gente sostenga la wikipedia ganándole horas a su tiempo libre.

Y todavía nos párrafos más para dar un par de apuntes sobre algunas derivaciones que esto tiene en el aprendizaje. Primero: me pregunto si los cursos abiertos (verdaderamente abiertos quiero decir) no son antes que nada, antes que teorías del aprendizaje o de la enseñanza, antes que modelos de instrucción, las prácticas que estaban desarrollando gente en la red.

En segundo lugar, un apunte sobre los intentos de crear comunidades que se proponen en muchas acciones formativas para profesores. Quién no ha visto un curso cuyo objetivo era crear una comunidad de práctica para que los profesores participaran en ellas y trabajaran de forma colaborativa. En mi opinión, ese planteamiento es totalmente erróneo porque desconoce todo lo que he mencionado antes sobre el ethos de las comunidades. En los proyectos prediseñados de comunidades ese ethos está ausente. Ese grupo no tiene normas, no tiene reglas porque no tiene un sedimento de prácticas con el que generarlas y sostenerlas. No se puede hablar de aprendizaje abierto desde un campus virtual cerrado con contraseña que va a ser cancelada cuando acabe el curso, de la misma forma que no se puede crear una comunidad hablando sobre el libro de Wenger. Quizá haya que involucrar a la gente en prácticas abiertas (en red, distribuidas, horizontales, etc. ) de participación y de colaboración y dejar que esas prácticas acaben generando su propio ethos.

Diversidad en los cursos abiertos online [#tral #explorartic]

La inscripción de TRAL está en marcha y ya hay más de 70 participantes inscritos, sin que se haya todavía puesto en marcha el asunto en varias instituciones y sin que la campaña informativa de correos electrónicos se haya lanzado. Esto significa que el grueso de los participantes está por llegar. Ciertamente estamos todavía muy lejos de las cifras de participantes que puede alcanzar Coursera. De hecho nunca llegaremos a nada parecido. Nosotros mismos estamos bromeando con el término MOOC, cambiando la “m de masivo” por una “t de tiny” con lo que nos queda un TOOC.

Por otra parte esto de las cifras es muy relativo. Todos sabemos que a las cifra de inscritos hay que restarle los que abandonan, los que nunca se incorporan, los que están pero no hacen, los que pasaban por allí, etc. Siempre hay que relativizar. Los enormes números que aparecen en la prensa dicen poco o nada sobre la experiencia de aprendizaje, aunque desde luego mucho acerca del éxito del fenómeno MOOC. Por supuesto lo mismo sucedería con TRAL, aunque voy a intentar darle un par de vueltas a esto.

Más allá de una médida del éxito y del impacto de tu marca, ¿qué aporta lo masivo al aprendizaje en un curso abierto en línea? Desde mi punto de vista esto depende mucho del diseño didáctico del curso en cuestión. Por ejemplo, en un curso basado en vídeos que segmentan una clase larga, que están centrados en la transmisión de conocimientos seguidos de tests de respuesta cerrada, lo masivo no aporta nada en el sentido de que no va a tener ningún impacto en el proceso de aprendizaje de cada una de las personas por separado. Da igual que el vídeo lo vean tres, tres mil o tres millones de personas además de mí. La cosa está clara: ver y hacer el test. Es cierto que están los foros y que allí los alumnos se prestan ayuda, pero esto es marginal y no está contemplado como actividad de aprendizaje en el diseño. Como tampoco lo estan los grupos de estudio que se forman fuera de la plataforma para completar las tareas del curso, aunque en este caso la iniciativa de algunos alumnos pudiera sacar algo de provecho a estar haciendo algo con tanta gente. En las plataformas de broadcast educativo, eres tú con el contenido y el examen. Eso es todo y el número de participantes no va a alterar esa situación.

La cuestión es que lo masivo solo puede tener un impacto cualitativo si el diseño del curso está orientado hacia los participantes y no hacia los contenidos. Por ejemplo los cursos donde no hay contenidos sino más bien una serie de pretetextos en forma de lecturas o presentaciones que se usan como disparadores de la interacción entre los participantes. O los cursos que tienen como objetivo la creación de una red donde las interacciones y las conexiones son lo principal. O los cursos orientados a la creación de objetos de conocimiento que, precisamente, no van a estar llenos de contenidos hasta que no acaban. En este tipo de cursos, el número de participantes es ciertamente importante porque, primero, es necesario alcanzar una masa crítica para que las actividades tengan sentido, es decir, al proponerse como cursos vacíos, necesitan cierto número de participantes llenando de contenido el curso. En segundo lugar, lo masivo será importante en aquellos cursos con un planteamiento conectivista porque la red se hace cualitativamente mejor con la diversidad y se puede llegar a esa diversidad más fácilmente si hay un gran número de participantes. Lo masivo también determina la autonomía de cada persona ya que es necesario generar el suficiente contenido, juntar a gente con diferentes objetivos, intereses y experiencias y formar un red lo suficientemente amplía para que cualquier participante pueda tener multitud de opciones y eso le obligue a tomar decisiones aumentando así su grado de autonomía. Nada de eso cuenta en las plataformas tipo Coursera o Miríada X.

El gran problema de lo masivo es que una gran cantidad de personas haciendo cosas a través de blogs, foros, wikis, vídeos, twitter, etc. va a generar una cantidad de contenido tan grande que es imposible de abarcar para ninguno de los participantes. E, incluso, aquellos que tienen perfectamente claro que no es posible dar cuenta de todo lo que está pasando en el curso, van a sentirse sobrepasados por la complejidad. Se habla de filtrar, seleccionar, formar redes más pequeñas dentro de la red general o de crear narrativas de coherencia, pero ninguna de esas cosas te salva de la complejidad, al contrario son el resultado de enfrentarte a ella. La complejidad es uno de los desafíos más grandes que uno encuentra en este tipo de cursos, como así han señalado varias investigaciones.

¿Es la complejidad el precio a pagar por lo masivo? Doy por sentado que la complejidad es el gran desafío de este tipo de cursos, pero debemos verlo en términos cualitativos y no cuantitativos. ¿Qué aspectos cualitativos aporta lo masivo? Para mí lo que aporta es diversidad. Cierto que también complejidad y que uno está tentado de reducir la complejidad a través del diseño del curso para hacerlo más asequible, pero creo que es un error porque si reducimos la complejidad a priori, limitamos la diversidad y esto es el aspecto cualitativo más importante. En la diversidad vamos a encontrar la posibilidad de dar sentido a todo, de encontrar  a otros con nuestros mismos intereses, de encontrar las habilidades que complementan las nuestras, de hacernos las preguntas justas y aquellas que no sabíamos que necesitábamos responder, de ver puntos de vistas radicalmente diferentes a los nuestros. En definitiva, y como le oí a Jorge Wagensberg, en la diversidad y en la complejidad, vamos a encontrar respuestas a nuestras preguntas, incluso a aquellas preguntas que todavía no hemos formulado.

#explorArTIC brainstorming

Mi pequeña contribución al brainstorming que se propuso a partir de la conversación #explorArTIC. Pero antes de pasar a mis sugerencia, algunas breves puntualizaciones. Primero, no ha sido nada fácil encontrar cosas nuevas que no se hayan hecho y que puedan aportar algo a lo que ya se hace. Tal y como ahora están, los diferentes formatos de cursos abiertos funcionan más que bien y son una experiencia de la que aprender. Lo segundo es que lo que yo propongo son propuestas muy generales que no tienen en cuenta cosas como a quién va dirigidas, qué necesidades van a cubrir o los contextos en los que se van a desarrollar. Por tanto, está el peligro de que sean cosas demasiado vagas. En tercer lugar, voy a poner, en los enlaces, algunos ejemplos de cosas que he ido viendo a lo lago del tiempo. Verán que no son nada originales. Estas ideas tienen que verse como una forma de explicarme, más que como modelos ideales de lo que hay que hacer. Cuarto, me gustaría que estas ideas se tomaran como un punto de partida y no como “lo que hay que hacer”. Me gustaría que se vieran como esas primeras ideas necesarias  que se abandonaron para hacer algo mejor. En último lugar, soy consciente de que tanto Diego Leal como Luz Pearson han diseñado y conducido muchos cursos, encuentros y experiencias diferentes y yo solo conozco muy por encima todas esas experiencias. Es muy posible que lo que yo digo ya esté hecho y además esté hecho mejor.

Después del largo preámbulo, ahí van.

1. Formatos de investigación abierta.
Un grupo de personas se junta para investigar sobre las experiencias de cursos abiertos que ya se han llevado o se están llevando a cabo. Se trata de conocer bien lo que se hace, reunir datos, analizar, pensar, etc. con la idea de devolver ese conocimiento a las prácticas, de documentar en formatos académicos las experiencias y de darlas a conocer.
Este es el planteamiento general. Creo que así formulado, se corre el peligro de nunca llegar a nada. Por eso sería bueno quizás organizarse en torno a proyectos concretos y organizar el grupo de trabajo como si fuera un proyecto de aprendizaje por proyectos (tomar como una analogía). Por ejemplo: escribir un paper o preparar una comunicación para tal o cual congreso y a partir de ahí establecer un programa de tareas, fases, personas, calendario, etc.
Idealmente lo imagino como un formato con dos niveles de participación. Para un grupo de personas (los investigadores vamos a llamar) es un tarea que forma parte de su trabajo de investigación y que les reportará un beneficio en su carrera académica. Para otro grupo de personas (los no investigadores) será la oportunidad de aprender a investigar, a preparar una comunicación, a escribir un paper participando de primera mano en la experiencia de hacer una investigación, escribir un paper
¿En qué pienso cuando digo “abierto”? Una investigación en la que se documenta todo, en la que participa gente diferente con diferentes grados de implicación de acuerdo a sus competencias, que genera una documentación y unos resultados que se hacen públicos y se ponen a disposición de otros interesados. Sobre todo, si la experiencia se presenta como una oportunidad para los que quieren aprender a investigar, es una condición necesaria que se haga todo en abierto. Yo imagino a diferentes expertos trabajando en diferentes fases y enseñando una cosa concreta a los demás. Por ejemplo, en un momento dado es necesario hacer un cálculo estadístico y entonces viene alguien que sabe mucho de estadística, hace esa tarea al tiempo que enseña a los demás cómo se hace. Es un poco la idea de hacer un curso abierto  sobre cómo investigar.
Las desventajas es que se trata de un trabajo muy exigente en cuanto a grado de compromiso y tiempo, tanto al tiempo que cada uno tiene que dedicar como a la extensión en el tiempo. Una planificación ajustada y realista en torno a un proyecto modesto y plausible me parece esencial en este punto.

2. Experiencias de aprendizaje asíncronas.

Cuando hablo de experiencias de aprendizaje asíncronas estoy pensando en los minicursos de Howard Rheingold,  en los desafíos de la P2P University o en algunas de las actividades que hay en Wikieducator. La gran desventaja de estos formatos es que la interacción y el trabajo en red con otra gente que esta haciendo el curso se pierde.

Había pensado que esto pasa si se pone toda la atención en la gente que hace estas actividades asíncronas al final de la cadena. ¿Pero qué pasa si nos vamos al otro extremo? ¿Qué pasa si lo importante está en el diseño de la actividad? Pienso en un grupo de gente trabajando en el diseño de actividades para los demás. Una especie de reciprocidad ideal. El aprendizaje está en la tarea de enseñar algo a los demás. De la misma forma que una profesor diseña actividades para sus alumnos, las diseña para sus pares. Ahí uno pondría en juego sus capacidades comunicativas, sus habilidades multimediáticas, ejercitaría su competencia en la curación de contenidos y en la agregación de fuentes diversas, en su capacidad de dar sentido y coherencia, en la capacidad de filtrar. Imagino que al tener que diseñar para que otros aprendan uno está forzado a organizar y dar sentido; a verificar las fuentes de información y evaluar la calidad de los recursos; poner a prueba su pensamiento crítico y su filtro de “crap detection”; etc.
Para evitar que esto sea una mera lista de enlaces, se podrían hacer cosas como una evaluación entre pares sobre los minicursos que se preparen o hacer un minicurso para enseñar como se hace un minicurso buscando así cierta estructura común.

No estoy nada seguro de esto por varias razones: ¿no es esto lo mismo que se hace en los cursos abiertos? ¿No se hizo ya en ArTIC cuando los participantes sugerían actividades para los demás? ¿Es esto más una actividad dentro de un curso abierto que algo que pueda funcionar por separado? ¿Hay una demanda real de estos formatos asíncronos cuando internet está repleto de textos, vídeos, presentaciones, etc.?

3. Grupo de trabajo/aprendizaje.

Esto funcionaría como complemento del grupo que se dedicaría a la investigación. Hay un grupo de gente que se ha ido formando alrededor de los cursos abiertos de Diego Leal que está muy interesada en el aprendizaje, en el conectivismo, en las redes, en las nuevas formas de aprendizaje, etc. Hay un grupo de gente con intereses comunes. La cosa que es que grupos de personas con intereses comunes se han reunido desde siempre para discutir, hablar, contar, pensar, leer, etc. Es cierto también que este grupo difuso funciona ahora en la red y que hace todo eso que mencioné a través twitter, facebook y blogs. No sé si habría una posibilidad de involucrar al grupo en algo más estable. Cosas como encuentros virtuales cada cierto tiempo, preparar una especie de seminarios para el grupo, invitar a gente interesante y compartir una charla con ellos, grupos de lectura, etc. La idea aquí es bastante egoísta: voy a juntar a este grupo de personas y voy a aprender de/con ellas.
La idea es fijar una estructura más solida sobre los contactos que ya existen en la red del mismo modo que  hicimos la sesión el otro día.

(Quizá a ustedes, que son conectivistas, esto del grupo les parezca una idea aborrecible ☺).

Hasta aquí mis aportaciones. Espero que sirvan a los demás para pensar y que surjan muchas ideas diferentes. Como se dice por aquí “den que pensar y que hablar”.

Raíces filosóficas de la educación abierta

Lecturas complementarias para Introduction to openness in educaction.

Michael A. Peters & Rodrigo G. Britez. Introduction pp. XVII-XXII. En: Peters, M. A., & Britez, R. G. (Eds.). (2008). Open Education and Education for Openness. Sense Publishers.

Educación abierta implica un movimiento más amplio que involucra un proyecto político y social surgido en una nueva época caracterizada por la globalización, la economía del conocimiento y, en el campo específico de la educación, por el desarrollo del e-learning.

La educación abierta es el último proyecto de una serie que se inicia en la Ilustración. Se pueden encontrar las raíces filosóficas en la educación como proyecto ilustrado basado en la libertad, en una idea de ciudadanía, en el deseo de poner el conocimiento a disposición de todo el mundo, en el deseo de progreso social y de transformación individual. En este sentido sería una respuesta ilustrada al mundo actual definido por la globalización, la tecnología y la economía del conocimiento.

Se pueden encontrar ideas de lo abierto en educación a distancia y las universidades abiertas, en el concepto de sociedad abierta y en el movimiento del software open source. En la educación a distancia, abierto se identifica con una educación accesible a todo el mundo superando barreras de espacio, tiempo, edad, características de los alumnos, etc. En el concepto de sociedad abierta, lo abierto se refiere a una idea de democracia como sociedad tolerante, libre, transparente, sujeta a la crítica racional y basada en los derechos humanos de raíz ilustrada. Para Popper, en las sociedades abiertas el conocimiento se obtiene y transmite de una forma racional y transparente de forma que es accesible  a todo el mundo.

Michael A. Peters. The History and Emergent Paradigm of Open Education, pp. 3-16. En: Peters, M. A., & Britez, R. G. (Eds.). (2008). Open Education and Education for Openness. Sense Publishers.

De la educación abierta a una educación para lo abierto:

“Education for openness is about a meta-awareness of the political, social, economic and technological frameworks that enable and permit greater world democratic use and reuse of educational resources and programs through new technologies enhancing the virtues of openness such as the ethics of participation, collaboration and co-production, co-design and co-evaluation of all aspects of education”.

Comentario

Si Peters identifica de esta forma tan clara, tan directa, la educación abierta como un proyecto ilustrado, sería necesario incorporar el trabajo de crítico hecho por los movimientos de pedagogía crítica y, de forma más general, por la teoría crítica. Sin esto el planteamiento estaría incompleto. Es lo que sucede en el artículo comentado donde la ausencia de esa crítica necesaria da como resultado un planteamiento ingenuo, simplista e incompleto.

Cap. 2: Daniel Araya. The Democratic Turn: Prosumer Innovation and Learning in the Knowledge Economy, pp.17-32. En: Peters, M. A., & Britez, R. G. (Eds.). (2008). Open Education and Education for Openness. Sense Publishers.

El argumento de Araya es que las nuevas tecnologías y el carácter distribuido de la información han hecho posible un nuevo modo de producción llamado “innovación democrática”  que, a su vez, se sustenta en los prosumidores y en la cooperación creativa.  La misión de las políticas educativas tiene que ser la democratización del conocimiento y del aprendizaje y  permitir a todos la participación en la creación del conocimiento y garantizar el acceso a los productos de esta economía del conocimiento.
Araya señala diferentes investigaciones que han indagado en este nuevo modelo productivo. Revisa a Benkler (open source innovation y commons-based production), Tapscott and Williams (wikinomics), Toffler (prosumer), Von Hippel (user innovation).

Comentario

Araya define lo abierto como un modo de producción y lo sitúa en el macrocontexto económico, social, histórico y cultural que llamamos globalización y economía del conocimiento. Esta contextualización del movimiento open me parece lo más acertado del artículo. Lo más negativo es, de nuevo, la ingenuidad y la simplicidad con la que describe este contexto. Araya sigue la línea neoliberal que describe un espacio liso e idealizado de participación en la economía del conocimiento y de distribución del conocimiento. Por supuesto, esta descripción es más bien un deseo. Es necesario completar esta visión con una contextualización de lo abierto  que describa la actual situación económica y social de forma más realista. Empezar con los trabajos realizados en torno al concepto de capitalismo cognitivo.

La educación abierta como modulación

Seguimos con las entradas surgidas del curso Introduction to openness in education. Estas notas son una reescritura de las ideas de Kelty sobre el Software Libre como cultura experimental, los públicos recursivos y la modulación. Excepto la parte final, todo lo demás es una reescritura de fragmentos del libro de Kelty sin poner comillas. Continúa una entrada anterior de hace algunas semanas.

***

Todo tiene lugar en un nuevo contexto definido por la aparición de internet y las nuevas prácticas sociales asociadas a su impacto, por la abundancia de información, por los nuevos regímenes socioculturales de producción y distribución del conocimiento, por los cambios en las leyes de propiedad intelectual, la aparición de nuevas formas de innovación social y económica, por el surgimiento y expansión de nuevas prácticas de colaboración y por la aparición de movimientos sociales surgidos en las plataformas de redes sociales de Internet y organizados gracias a ellas. El movimiento del Free Software (en adelante FS) fue el primero en dar una respuesta a estos cambios inventando nuevas prácticas socioculturales. Cosas como abrir el código, conceptualizar la apertura y la colaboración, repensar las leyes de propiedad intelectual y proponer nuevas licencias, organizar el trabajo de forma horizontal y distribuida, poner en práctica una meritocracia, abolir las fronteras entre los expertos y los amateurs, asegurar formas legales y prácticas de difundir información, etc. fue la respuesta, en forma de prácticas socioculturales concretas, que el FS fue capaz de inventar en ese nuevo contexto. El punto central de todas estas prácticas, y la clave de la fascinación que ejerce el FS en todo el mundo, es que todo tiene que ver con “hacer las cosas públicas”. Ese es su significado cultural más profundo y el éxito que todos quieren imitar. Con “hacer las cosas públicas” nos referimos a una forma colectiva, políticamente independiente y auto-determinada de crear objetos técnicos complejos y ponerlos a disposición de cualquier persona de forma gratuita.

El éxito que ha tenido el FS en lograr su objetivo de poner a disposición de todo el mundo software y redes y además asociar  su práctica a valores como la justicia, la igualdad o la razón. Muchos se preguntan  por qué no imitar las prácticas del FS y aplicarlas en otros ámbitos. Por qué no, sigue el razonamiento, abrir los datos, la ciencia, la educación o el gobierno. Es importante destacar que lo que se trata de imitar son las prácticas concretas. El FS no es un programa político, ni un cuerpo de doctrinas, ni una ONG, ni una teoría. Es cierto que podemos identificar valores, ideas o conceptos, pero lo que realmente constituye el FS son el conjunto de prácticas que hemos nombrado más arriba. Creative Commons imita las licencias del FS, las definiciones de “open” en “open content” “open data” u “open knowledge” calcan la definición de “open” en “open source”, etc.

 A la aplicación de las prácticas del FS en otros ámbitos es a lo que Kelty denomina “modulación”. Esto sucede cada vez que un grupo de gente aplica las prácticas del FS en otro dominio y lo hace de una forma particular.

Los participantes involucrados en el FS y en todas sus modulaciones son definidos por Kelty como públicos recursivos que son aquellos grupos de personas que están vitalmente involucrados en el mantener de forma material y práctica el orden técnico, práctico y conceptual que da significado a su propia existencia en tanto público. Son colectivos independientes de otras formas de poder que pueden crear modos alternativos de organización que contesten esos otros poderes. Son capaces de construir, modificar, adaptar y mantener un infraestructura que les permite ser lo que son y que constituye las prácticas concretas y reúne las identidades de sus participantes en tanto que individuos autónomos.

***

Mi hipótesis sería que la “educación abierta” es una modulación del FS en el ámbito institucional de la educación. Esta modulación no es una teoría del aprendizaje, no es una pedagogía, no es una didáctica. Consiste en la aplicación de una serie de prácticas tomadas de la cultura del FS. Fuera de estas prácticas concretas, sería muy difícil señalar características comunes entre diferentes iniciativas de educación abierta.

A partir de esta hipótesis se trataría de ver:

  • La implementación de las prácticas del FS en la educación: identificar esas prácticas, ver las semejanzas y diferencias; las alteraciones que han sufrido en el paso del FS a la educación; ver si esas alteraciones son parte del sistema de experimentación continua que sustenta el significado cultural de las prácticas del FS; identificar nuevas prácticas surgidas de esta modulación; etc.
  • Las semejanzas y diferencias que puedan existir entre la educación abierta como modulación del FS y otras modulaciones: determinar si es un mismo sistema experimental, aplicado a diferentes ámbitos o son sistemas diferentes.
  • Las características que tienen, en tanto público recursivo, los integrantes de la modulación que llamamos “educación abierta”: hasta qué punto es un grupo involucrado en crear y mantener una infraestructura moral, tecnológica, económica, cultural y hasta qué punto se sienten identificados como público recursivo. Respecto a la idea de público recursivo debo decir que mi intuición actual es que la educación abierta consiste principalmente en dos cosas. Una, como se ya se ha señalado, un conjunto de prácticas tomadas del FS. La otra es el intento de un grupo de gente que trabajando en diferentes instituciones, casi todas de educación superior, intenta desarrollar su labor de enseñanza de acuerdo a prácticas en las que se involucraron en otros ámbitos. Eso al menos en el grupo inicial. Es cierto que se podría señalar una segunda ola que está siguiendo a este grupo inicial y en el que ya no se estaría produciendo ese salto desde otros ámbitos al mundo de la educación.
  • La relación entre las prácticas de educación abierta y las grandes instituciones en las que muchas de estas prácticas están teniendo lugar. ¿Son iniciativas institucionales? ¿Los participantes están aprovechando huecos institucionales para hacer cosas diferentes? ¿Hay un movimiento de captación por parte de determinadas instituciones? ¿De qué forma esa captura institucional afectaría a las prácticas inciales?

Creo que en el concepto de modulación he encontrado mi propia narración de coherencia para dar sentido a todos los temas que se han propuesto para el curso ioe12.

 

El significado cultural del software libre y su relación con la educación abierta

A veces uno lleva mucho tiempo dándole vueltas a varias cosas sin poder ponerlas en claro. Otras, junta ideas de aquí y de allí, pero ni él mismo sabe que esas ideas quieren decir algo. Hay otras en las que uno busca una forma de explicarse algo y no encuentra una forma satisfactoria de hacerlo. En esta situación, puede ocurrir que uno encuentra un libro o un artículo donde todo ese magma de ideas, de pronto, se aclara y el libro o artículo consigue ofrecer la explicación que se llevaba tanto tiempo buscando. En ese momento, las ideas se aclaran, los conceptos dispersos empiezan a unirse y se encuentran las herramientas necesarias para entender algo y para seguir adelante desde ese punto.

Todo eso me ha pasado con el libro Two Bits. The cultural significance of free software de Christopher Kelty. Estoy empezando a digerir todo lo que el libro me está ofreciendo y espero poder ir escribiendo algunas ideas relativas a la relación entre el software libre y la educación abierta (open education).

De pronto, la lectura de Kelty ha dado un nuevo sentido al curso Introduction to openness in education. A partir de ahora, será inevitable que lo vea todo a partir del concepto de “modulación” de Kelty que consiste en la aplicación de las prácticas desarrolladas en el mundo del software libre a nuevos ámbitos diferentes a los de la programación, en este caso al mundo de la educación. Desgraciadamente, no tengo mucho tiempo así que por lo pronto voy a enlazar un mapa conceptual que he hecho para explicarme a mí mismo algunos de los conceptos desarrollados por Kelty. Algunas ramas del mapa son un primer intento de relacionar las ideas de Two Bits con los temas del curso.

 

También voy a enlazar tres vídeos con presentaciones del propio Kelty hechas en España (esto ha sido pura casualidad).