[Hypomnema] Ecosystem mindset

Ecosystems, by contrast, are boundless, constantly able to grow, absorb new entities, adapt, react, and transform. They don’t acquire new elements by ingesting them, but by absorbing new components at the edges of the network. And when they do that, they create new value for the whole ecosystem.

(…)

It’s an understanding that your organization is not a bounded entity, complete unto itself, but part of a wider ecosystem. It comes with an implicit understanding that the solutions to your key challenges are not all inside the building, but are out there — and that you must locate and interact with them to thrive.

(…)

The new value is not inside, it’s out there, at the edges of the network.

John Geraci. What I learned  from trying to innovate at The New York Times

[Glosario] Innovación social

A novel solution to a social problem that is more effective, efficient, sustain-able, or just than existing solutions and for which the value created accrues primarily to society as a whole rather than private individuals. (p. 36).

Phills, J. A., Deiglmeier, K., & Miller, D. T. (2008). Rediscovering social innovation. Stanford Social Innovation Review, Fall, 34-43. doi:10.1111/j.1369-7625.2010.00656.x

 

In the context of changing the system dynamics that created the problem in the first place, a social innovation is any initiative (product, process, program, project, policy or platform) that challenges and, over time, contributes to changing the defining routines, resource and authority flows or beliefs of the broader social system in which it is introduced.Successful social innovations reduce vulnerability and enhance resilience. They have durability, scale and transformative impact.

Frances Westley. Introduction to social innovation. 

Nichos de prácticas innovadoras

Entre las prácticas que hoy se consideran normales y el contexto general de tendencias sociales existe un nicho de prácticas innovadoras que crean un campo de experimentación de donde saldrán prácticas alternativas que se incorporarán a las instituciones en el futuro. El reto es identificarlas y evaluarlas.

Por otro lado esto es un lugar común, como lo es decir que una organización, institución, programa, etc. tiene como misión crear uno de estos nichos de innovación, seleccionar las mejores soluciones y expandirlas al resto del ecosistema.

Cambio

Fragmento de Fernández Enguita hablando de la organización escolar, en concreto del contexto social:

la aceleración de los cambios sociales más amplios y las transformaciones organizativas de las instituciones escolares han desplazado el centro de gravedad de la educación. Por un lado, la diversificación social y cultural provocada por la globalización, las migraciones y el ritmo desigual del cambio hacen que las comunidades a las que los centros han de servir se diferencien fuertemente entre sí, y se transformen a menudo rápidamente, por lo que pierden sentido las fórmulas y soluciones generales, que se quieren válidas por doquier (subrayo yo)

Una característica del cambio es que este se produce a ritmo desigual y eso produce fragmentación. El cambio macro se produce a ritmos diferentes en sitios diferentes, tiene implicaciones diferentes e interactúa de formas diferentes en cada contexto. Cuando se habla del cambio de paradigma en la educación porque se ha producido un cambio histórico global se habla en abstracto. Si algo así como un cambio absoluto se ha producido los diferentes ritmos y consecuencias a las que ha dado lugar, provoca cientos de situaciones diferentes. Simplificando podríamos decir que oportunidades y riesgos en todas partes para todas la gente. Conclusión: no hay una única forma de hacer frente a ese cambio.

La citada frase de Gibson de que el futuro ya está aquí, sólo que no lo suficientemente extendido.

Por tanto no hay UN cambio sino dinámicas diferentes de cambio. Un análisis que sea capaz de detectar esas dinámicas más que hablar de un cambio absoluto, discreto, identificable, igual para todos en todos los sitios. No el cambio, sino los ritmos con los que se propaga. No el cambio como progreso, sino el cambio como fragmentación y diferenciación.

¿Cómo se llama en ciencias sociales este fenómeno?

[Glosario] Policy Lab

Policy Labs are dedicated teams, structures, or entities focused on designing public policy
through innovative methods that involve all stakeholders in the design process. Practitioners
describe these efforts as design or evidence-based approaches, which places the end users at
the center of each stage of the policy-making process. After proposals are formulated, they are
tested and validated through various forms of experimentation. In addition to co-creating and
re-imagining policies and public programs, Policy Labs also undertake a wide range of activities
such as preparing prospective studies, organizing creativity workshops, or instilling a sense of
empowerment in civil servants through training and other learning activities.

Fuente: M Fuller, A Lochard; Public policy labs in European Union Member States; EUR 28044
EN; doi:10.2788/799175

Tecnología y cambio en la educación

No sólo es no hayamos sabido integrar la tecnología en las escuelas de forma que se haya producido a cambio a mejor. Sino que ni siquiera ha servido para potenciar al máximo lo que ya se estaba haciendo. Pero por negativo que esto suene ¿cómo vamos a seguir adelante en la educación sin la tecnología? ¿Cuáles sería las consecuencias de esa desconexión?

Todo esto llega después de una de las lecturas que más me han hecho pensar últimamente. Desde mi punto de visto debería ser un punto de partida obligatorio para los que se ocupan e interesan de las relaciones entre educación y tecnología y de la innovación educativa en mayúsculas. La escribe Andreas Schleicher y salío para anunciar la publicación de un informe de la OCDE titulado Innovating Education and Educating for Innovation. The Power of Digital Technologies and Skills.

La entrada es una puesta al día de la situación de la educación en el contexto histórico actual. A partir de ese contexto se plantea la necesidad de identificar las habilidades que deberán tener los alumnos de hoy para desenvolverse en el mundo de mañana. Eso requiere cambios, plantea el autor, y poner la tecnología en el centro de la educación porque, por  muchos aspectos negativos que tenga la tecnología, la educación no es concebible al margen de la tecnología. Ésta además deberá ser un vector de cambio para lograr la educación que deseamos.

La cuestión, y aquí el punto más desconcertante y preocupante, es que la tecnología no ha hecho realidad ninguna de las promesas que traía consigo cuando entró en el mundo educativo. Primero hay muchas escuelas donde no se usa la tecnología o su uso es anecdótico. Segundo porque incluso cuando el uso está extendido, el impacto en los resultados no es lo que uno podría pensar. Incluso puede ser una desventaja. Cito:

Students who use computers moderately at school tend to have somewhat better learning outcomes than students who use computers rarely. But students who use computers very frequently at school do a lot worse in most learning outcomes. Imagine that, the more intensively students use computers at school, the less digital literate they seem to be, even after accounting for social background and student demographics.

Tercero, la tecnología no tiene apenas incidencia en las diferencias de resultados entre los alumnos más y menos aventajados. Vuelvo a citar: “Put simply, ensuring that every child attains a baseline level of proficiency in reading and math seems still to do more to create equal opportunities in a digital world than subsidising access to high-tech devices and services”. Vuelta a lo esencial: el programa minimalista en educación sería la alfabetización más clásica.

Las soluciones propuestas en la entrada son las consabidas: formación de profesores, un cambio en el paradigma de enseñanza apoyado de forma efectiva en la tecnología, mayor financiación, aplicar en la práctica cotidiana los resultados de la investigación y políticas públicas que sostengan todo lo anterior. A simple vista, parece sensato. Lo que cualquiera podría señalar si le preguntarán, yo mismo incluido. Pero me quedo con la duda de que hay otras variables que no están entrando en la ecuación (crisis económica, creciente desigualdad, un futuro económico sin trabajo y sin salario…).

Repensar la educación en la era de la tecnología

En el libro Rethinking education in the age of technology Collins y Halverson proponen una perspectiva histórica centrada en la educación en los EE. UU, para pensar el futuro de la educación que según los autores pasa por cómo el sistema educativo institucional incorpore los cambios que las nuevas tecnologías están provocando en el aprendizaje.

Los autores identifican tres grandes fases en esta historia. Una primera fase donde el centro era el aprendiz y el objetivo aprender un oficio. En esta etapa el aprendizaje estaba fuera de la escuela. Una segunda fase, la llamada primera revolución, donde se instaura el sistema educativo que conocemos hoy día, caracterizado por la escolarización universal, la división de los alumnos por edades, la enseñanza estandarizada (todo el mundo, las mismas cosas, de las misma forma para ser evaluada por igual), el rol central de la transmisión de conocimiento y del profesor como experto. En esta etapa el aprendizaje y la escuela coincidieron completamente de manera que se pensaba que escuela y aprendizaje eran una misma cosa.

Por último, estamos viendo el nacimiento de una segunda revolución provocada por los cambios sociales derivados del impacto de las nuevas tecnologías que han cambiado la economía, la sociedad y la forma de aprender. En esta segunda revolución el aprendizaje es más interactivo, está centrado en el alumno, antes que la uniformización está basado en la personalización y en la autonomía, las escuelas ya no son el único lugar donde acceder al conocimiento porque éste se encuentra fácilmente accesible en muchos otros lugares gracias a la tecnología. En esta última fase el aprendizaje y la escuela están volviendo a separarse de manera que son muchos los sitios donde se puede aprender además de la escuela. Esta última etapa no está todavía plenamente instaurada, ya que, si bien es cierto que en muchas escuelas se usa la tecnología, este uso no altera la naturaleza esencial del sistema educativo tradicional y se puede decir que la tecnología está aún en la periferia de la institución escolar.

Según Collins y Halverson, la escuela, para sobrevivir deberá incorporar la tecnología de manera que cambie por completo la institución con el objetivo de que la escuela siga siendo un lugar de aprendizaje. Para los autores, el sistema actual es incompatible con el uso eficiente de las nuevas tecnologías con lo que el cambio es crucial para la supervivencia y no basta con incorporar la tecnología reforzando las prácticas actuales.

Referencia

Collins, A & R. Halverson. 2009. Rethinking education in the age of technology. The digital revolution and schooling in America. Teachers College Press. Nueva York.

Resumen introductorio al libro.

Prácticas abiertas, innovación y universidad

Hace unos meses apareció una reseña que escribí del libro Open education: A study in disruption (1). El libro, tras delinear el contexto socioeconómico de las actuales instituciones universitarias, repasa el potencial disruptivo de las prácticas open -publicación, enseñanza, colaboración, etc. Lo mejor del libro es que habla de lo abierto situándolo en un contexto real y a partir de experiencias concretas y no como un mero discurso de buenas intenciones. Lo menos bueno es que se queda algo corto en muchas ocasiones debido, en parte, a que es un experimento de escritura rápida (book sprint). La referencia completa es esta:

Jiménez Sánchez, D. (2015). La Educación Abierta y el futuro de la universidad. Reseña de Van Mourik et al. (2014) Open Education: A Study in Disruption. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, 53. Recuperado a partir de http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/610

Nota
(2)Van Mourik , P. van M., Hall, G., Byfield, T., Hides, S., y Worthington, S. (2014). Open Education: A Study in Disruption. Londres: Rowman & Littlefield International.