Aprendizaje a lo largo de toda la vida e instituciones educativas

La economía del conocimiento supone un cambio de paradigma con un impacto notable en todas las instituciones sociales, especialmente en aquellas que realizan un trabajo intensivo con el conocimiento como por ejemplo las universidades. En este nuevo modelo económico, el motor del crecimiento es la innovación (aplicación del conocimiento) y la creatividad (producción de nuevo conocimiento). El aprendizaje a lo largo de toda la vida (lifelong learning -LLL) es clave para desarrollar las competencias y habilidades necesarias para la innovación y la creatividad. No es suficiente con una sociedad que dispone de espacios (instituciones) y momentos (momentos de la vida) para la enseñanza, sino que es necesario una sociedad del aprendizaje donde el LLL es la norma. Por otra lado el LLL es clave para preparar a la gente a entornos complejos y cambiantes.

Respecto a la visión de la educación en el paradigma industrial esto supone aceptar que:

  • el aprendizaje tiene lugar a lo largo de toda la vida (LLL)
  • cualquier persona se involucran en actividades de aprendizaje y con muy variados objetivos personales, sociales, culturales o económicos
  • el aprendizaje tiene lugar en diferentes espacios y contextos (formales, no formales e informales)

El aprendizaje, en este modelo, se artícula a través de 3 elementos principales:

  • Multiplicidad de espacios y contextos en los que el aprendizaje ocurre (hibrización)
  • Agencia de la persona que aprende en términos de motivación, autonomía, auto-regulación y auto-determinación de su proceso de aprendizaje.
  • Participación universal

Las instituciones educativas tradicionales pueden responder a estos ejes de la siguiente forma:

  • Multiplicidad de espacios: reconociendo y certificando experiencias de aprendizaje fuera de sus muros; organizando ecologías de aprendizaje que agrupen varios de estos espacios; flexibilizando sus requisitos de entrada y salida para ofrecer múltiples puntos de acceso, conexión y retorno. La institución educativa debe concebirse como un punto y un momento en la trayectoria de aprendizaje que se extiende a lo largo de toda la vida y se distribuye por una multitud de espacios.
  • Agencia. Diseñar experiencias y entornos de aprendizaje centradas en el alumno (en el aprendizaje, en las necesidades de múltiples públicos, apoyando las trayectorias de aprendizaje de las personas dentro y fuera de las instituciones; etc.).
  • Participación. Haciendo posible que cualquier persona independientemente de su edad, género, estatus social… pueda participar en diferentes experiencias educativas.

 

Algunas notas tras la lectura de:

Vasgas Tamez, Carlos. (2014). Lifelong Learning principles and higher education policies. Turning Journal of Higher Education, vol 2, No 1, 91-105

Encuentros informales de aprendizaje en EAFIT

El pasado día 16 tuvo lugar un encuentro con Diego Leal que estuvo hablando sobre estrategias de contenidos para la web a partir de libro de Christina Halvorson y Melissa Rach titulado Content Strategy for the Web. El libro no está pensado para el campo educativo, pero justamente por ahí surgieron algunas preguntas que iban por ese lado: ¿hasta qué punto el contenido educativo de un portal o una comunidad de aprendizaje en línea puede ser gestionados de acuerdo a estos principios?; ¿se pueden usar los contenidos como forma de motivar y atraer a los usuarios a espacios de aprendizaje informal?; ¿cuál es la diferencia entre los contenidos educativos y aquellos que se usan como estrategia de posicionamiento en la web? Muchas preguntas que, por supuesto, quedaron en el aire.

La sesión fue transmitida por radioreaprender, se pudo seguir presencialmente y a través de una plataforma de vídeoconferencia. El tono fue informal, la asistencia era voluntaria, se hizo en el tiempo del almuerzo y la idea es que podamos repetir cada cierto tiempo. La idea responde a la inquietud de crear espacios y oportunidades de intercambio de ideas y aprendizaje informal porque siempre hablamos del aprendizaje informal, de las organizaciones inteligentes, de las comunidades de práctica y del aprendizaje social en los lugares de trabajo pero, la verdad, es que nunca sabemos exactamente cómo llevar a la práctica las buenas intenciones. Tal y como venimos haciendo con la newsletter, hemos optado por un formato ágil que nos dé flexibilidad y  nos constriña demasiado. Por ahora estamos probando y veremos cómo evoluciona la cosa.

Aquí hay unas notas de Diego Leal sobre el libro que cubren buena parte de lo planteado en la sesión se puede ver aquí.

Aprendiendo del aprendizaje informal

He estado leyendo algunas cosas sobre aprendizaje informal porque estaba pensado que aprender una lengua es un proceso a muy largo plazo que alterna episodios de aprendizaje formal e informal; episodios de intensa y escasa actividad; episodios de trabajo autónomo y otros donde se aprende todo con/de los demás. Pensaba también en la web 2.0 y en cómo eso estaba afectando a la forma en la que aprendemos, en la medida en que está multiplicando las oportunidades de aprendizaje informal.


“El aprendizaje informal es cualquier actividad que implique la búsqueda de la comprensión, el conocimiento o habilidad que se produce sin la presencia de los criterios curriculares impuestos desde el exterior” (Livingstone, 2003: 4). Por currículum se entiende una planificación formal e institucional que incluye objetivos, contenidos, presupone procesos de adquisición, fija una duración, propone criterios de evaluación, etc.


El alumno es el centro de este tipo de aprendizaje. El énfasis se pone en el que aprende y en las condiciones que lo hacen posible. El aprendizaje informal es un proceso intencional y consciente de la persona. Quien lo pone en marcha tiene unos objetivos y diseña un plan de actuación. Debemos entender que el diseño nunca es un plan de tipo currícular, sino un conjunto de decisiones que el sujeto toma para alcanzar sus objetivos.


Este proceso está siempre situado hitórica, social y culturalmente. Es también, un aprendizaje que se hace en la interacción con otros. Esos otros pueden tener o no los mismos objetivos de aprendizaje y pueden no estar siquiera en un proceso de aprendizaje, pero se aprende de y con los otros.


Se ha considerado que la naturaleza del conocimiento que es objeto de aprendizaje es de tipo práctico (conocimiento situado, tácito, imposible de describir simbólicamente percibido como realización de un actividad). Aunque, no tiene porque excluir un conocimiento cognitivo (teorías, descripciones científicas, pensamiento simbólico). Por eso se dice que este tipo de aprendizaje es implícito en el sentido de que el aprendiz no tiene conciencia de lo que ha aprendido. Más bien habría que hablar de que el aprendiz no puede nombrar lo que ha aprendido, pero nota cambios en lo que ahora sabe hacer y antes no.


Muchas de estas características son principios bien asentados en la didáctica de LE. Cosas como el papel central del alumno; el rol del profesor como alguien que pone las condiciones para que éste pueda aprender antes que como un transmisor de conocimiento abstracto; el carácter situado e interactivo del aprendizaje; el enfoque orientado a la acción; o la importancia del trabajo autónomo son cosas que cualquier profesor reconocería como elementos importantes en la enseñanza. Así que me quedo pensando en si la didáctica está influida por el aprendizaje informal, en si el aprendizaje formal de LE es cada vez menos formal y, sobre todo, en qué cosas podemos aprender del aprendizaje informal. Intentaré volver al tema próximamente.


La información sobre el aprendizaje informal la he obtenido de:

Schugurensky, D. 2000. The forms of informal leraning: towards a conceptualization of the field NALL Working Paper No.19.

Livingstone, D. 2001. Adult’s informal learning: definitions, findings, gaps and future reserach. WALL Working Paper No.21, 2001

Boud, D y H. Middleton. 2003. Learning from others at work: communities of practice and informal learning. Journal of Workplace Learning 15, 5, 194-202 (acceso restringido).

López Yáñez, J. y Marcelo García, C. 2003. El aprendizaje informal y su impacto sobre el desarrollo organizativo. Ponencia y Taller en el Simposio “Estrategias de formación para el cambio organizacional”. En Gairín, J. y Armengol, C. (Eds.) Estrategias de formación para el cambio organizacional. Barcelona: 7197-802-4.

Hager, P. (2001). Lifelong Learning and the Contribution of Informal Learning. En Sawano, Y (ed.) International Handbook of Lifelong Learning, pp. 79.92. London: Kluwer cit. en López Yánez y Marcelo García (2003)

También hay información disponible en:

Cross, J. Informal Learning: Rediscovering the Natural Pathways That Inspire Innovation and Performance.