Un marco en progreso sobre innovación educativa

Por fin, voy teniendo claro qué es (o, al menos, qué puede llegar a ser para mi trabajo) la innovación educativa. Lo cual es un avance en medio de tanta tendencia, predicción, marketing, gurús, modas e intereses. No es poco.

Primero, algunas certezas que hay que defender de forma radical: es un proceso; es contextual; debe ser algo sistemático, consiste en la aplicación de habilidades de resolución de problemas y debe estar basada en el mejor conocimiento científico disponible.

Parto de una visión de la innovación educativa como conocimiento aplicado. Ben Martin (2012) concibe la innovación en general como un conjunto de actividades donde se manipular conocimiento (se crea, se aplica, se gestiona, se difunde). En este línea, Frances Pedró (2015) concibe la innovación educativa como un mecanismo de ciencia aplicada haciendo un paralelo con la I+D+i. Si la D+i es la aplicación del conocimiento generado por la investigación (I) y aceptamos que desarrollo e innovación son mejores, en el caso de la innovación educativa hablaríamos de la actividad de aplicación del concoimiento producido por la investigación educativa a los problemas de la educación.

En tercer lugar, soy consciente de que estoy ante una cuestión multidiciplinar que si bien se nutre fundamentalmente de la investigación educativa (empezando por las venerables investigación acción y práctica reflexiva), puede  encontrar elementos útiles en disciplinas y areas de conocimiento como los innovation studies, los organisational studies, el design thinking, los evaluation studies o la practice-theory por mencionar unos pocos.

Hasta llegar algo parecido a ese marco del que hablaba en el título queda mucho desde luego y mientras tanto hay que resolver cuestiones prácticas. Hay, por ejemplo, mucha demanda de formación sobre innovación eductiva acompañada de unas demandas desmesuradas acerca de los resultados que pueden esperarse de esa formación. Además hay necesidad urgente de medir los resultados de los tímidos cambios que se ponen en práctica.

Referencias

Pedró, F. (2015). Las políticas de investigación e innovación en educación: una perspectiva comparada. Bordón. Revista de Pedagogía, 67(1), 39–56. https://doi.org/10.13042/Bordon.2015.67103

Martin, B. R. (2012). The evolution of science policy and innovation studies. Research Policy, 41(7), 1219–1239. https://doi.org/10.1016/j.respol.2012.03.012