Pensamiento Innovación Educativa

Formación de Alfredo Hernando en Zaragoza para directivos de centros educativos. Confirmación de que la gestión ya no es cosa de tendencias ni de personas aisladas que por su propia iniciativa pueden cambiar el sistema. Ahora es una cuestión de gestión educativa y su agente principal es el centro educativo. Situado en una especie de espacio meso entre la legislación y las prácticas de aula. De ahí también el nuevo protagonismo del liderazgo educativo y de los nuevos roles y funciones que empiezan a emerger para los directivos. A su lado la nueva figura de los consultores educativos y de las organizaciones privadas que están dirigiendo y apoyando estos procesos. Un nuevo campo profesional.

La propuesta de Hernando, elaborada junto a un grupo de educadores, es una apuesta declarada por introducir herramientas de design thinking en la elaboración de planes de acción. ¿El nuevo paradigma es la innovación social? Creo que el modelo de los jesuitas y del movimiento de Escola 21 son los ejemplos prototípicos que se están empezando a imponer.

Ya hemos abandonado la aparición del último gadget tecnológico, los héroes de la creatividad, la brecha entre antiguos y modernos, entre clásicos e innovadores y entre digitales y analógicos. La innovación es un proceso sistemático de análisis, diseño, puesta en práctica y evaluación. La falta de certezas y los riesgos siguen estando ahí: qué funciona y cómo saber qué estamos yendo en la dirección correcta. Ahí es donde creo que seguimos más faltos de criterio informado. La investigación, las buenas prácticas y las evidencias están ahí, pero todavía lejos de los referentes que manejan los equipos de docentes que están poniendo en práctica estos cambios.

El Aprendizaje Servicio según Robert Bringle

​Notasde la sesión impartida por Robert Bringle el 4 de octubre del 2017 en la Universidad San Jorge.

Robert Bringle repasó diferentes aspectos del ApS. Desde las razones que apoyan el empleo del ApS en las aulas hasta cuestiones de definición pasando por dos aspectos clave como son la reflexión y la evaluación. También aportó ideas sobre el ApS dentro del marco general de la educación cívica o educación para la ciudadanía.

Bringle señaló que cuando imaginamos cómo es el tipo de enseñanza ideal surgen una serie de características que podemos encontrar como elementos definitorios del ApS o que este enfoque hace realidad. Por lo tanto, la justificación principal para hacer ApS es que se trata de una buena forma de enseñanza y aprendizaje. Entre las características que señaló destacan:

·        Aprendizaje activo

·        Feedback continuo

·        Colaboración y trabajo en equipo no solo entre los alumnos sino con actores fuera del aula y la institución

·        Cognitive apprenticeship: mentoría, coaching, transferencia de conocimiento a la realidad, etc.

·        Aplicación práctica que implica trabajar con problemas reales y resolverlos para tener impacto en la realidad con una red de seguridad que protege a los alumnos cuando están en riesgo de cometer grandes fallos.

El ApS se solapa parcialmente con un conjunto de prácticas educativas o no que combinan de diferente forma el trabajo fuera del aula, el servicio social y la educación experiencial. Ofreció una larga lista de conceptos y términos que gravitan en torno al ApS y que es necesario precisar para tener una idea clara de qué es el ApS. Entre ellos nombró la educación cívica o ciudadana, el voluntariado, el trabajo comunitario, la investigación acción, diferentes modalidades de investigación comunitaria e investigación participativa/participada, servicio público, servicio en comunidades profesionales, etc. Sin bien es cierto que esta larga lista de términos añade confusión al ApS, se pueden usar también para llegar a un definición del ApS a partir de los elementos que aparecen repetidos en la lista. Estos elementos son la enseñanza, la comunidad, el servicio y la investigación. Diferentes combinaciones de estos elementos dan como resultado diferentes enfoques. A partir de este diagrama, Bringle nos da la clave para definir el ApS. Si nos fijamos en los elementos que quedan involucrados en el ApS vemos que los elementos que lo componen son la enseñanza, el servicio y la comunidad. Por tanto se podría decir, según Bringle, que el ApS es un enfoque de enseñanza articulado a través de un servicio a la comunidad.

Más concretamente, el ApS es un enfoque en el que los alumnos identifican y organizan un servicio que beneficia a la comunidad donde se reflexiona a partir de la experiencia vivida para profundizar en la comprensión de los contenidos del curso, de la disciplina o de determinados valores personales y sociales. El objetivo del aprendizaje son los mismos contenidos recogidos en el currículo/programa del curso y recibe una calificación del mismo modo que cualquier otra actividad de aprendizaje.

Un aspecto sobre el que Bringle insistió mucho es que es un enfoque centrado en el alumno y en el aprendizaje y no en el profesor y en la enseñanza. Más que transmitir conocimientos se busca crear las condiciones de una experiencia a partir de la cual aprender. El profesor no es el sabio (sage on the stage) que transmite su conocimiento, sino el guía en el proceso personal del alumno (guide on the side).

Sobre la dimensión social del ApS, Bringle expuso sus ideas acerca de la necesidad de una educación cívica y de un compromiso social no sólo en la educación primaria o secundaria sino también universitaria. Para él no sólo somos personas con una profesión o parte de una disciplina del conocimiento, sino que somos parte de una sociedad y por tanto la educación tiene que tener en cuenta ese hecho. Ideas sobre responsabilidad social, sobre compromiso democrático, sobre valores o justicia social son importantes en este sentido. De modo general habló de una educación democrática entendida como inclusión, participación y justicia.

A continuación trató la cuestión de la reflexión. En primer lugar señaló la importancia y la necesidad de la reflexión para que se produzca aprendizaje y para trascender los aspectos más básicos del servicio realizado. Comentó el modelo “DEAL” de Clayton:

·        Describe

·        Examine

·        Articulate Learning. Articular el aprendizaje implica transformar la experiencia mediante la reflexión que, por ejemplo, puede estar guiada por preguntas como “qué aprendí y cómo lo hice”; “cuál es la importancia de esos aprendizajes”; “cómo usaré esos aprendizajes”.

Otra indicación para programar actividades de reflexión fue la de usar los verbos de las categorías “sintetizar” y “evaluar” de la taxonomía de Bloom que son las categorías que se corresponden con las actividades cognitivas más avanzadas y dan lugar a un aprendizaje más profundo.

El último bloque, ofreció algunas ideas sobre la evaluación. Presentó la idea de que la evaluación en el ApS es multifocal y que debe involucrar a todos los participantes en un proyecto. Esto implica una gran cantidad y fuentes de datos de diferente tipo. Entre los diferentes métodos de recoger evidencias se encuentran el análisis de productos de los alumnos, los focus group, las encuestas, las presentaciones, las observaciones, los portafolios de los alumnos, el análisis de las calificaciones, los informes de los agentes sociales, etc. Distinguió entre evidencias indirectas (proporcionadas por los propios alumnos) como diarios o co-evaluaciones y directas (demostradas) como los exámenes, las rúbricas o las observaciones.

Para cerrar indicó la necesidad de que las instituciones educativas apoyen el ApS y señaló algunas medidas que se podían tomar en este sentido. Habló de formación para los profesores, de labor de mediación entre entidades y profesores, de tener oficinas de ApS que realicen diferentes tipos de labores, de nombrar a expertos en ApS que puedan hacer “coaching” de otros colegas, etc.

 

Richard Gerver y el cambio educativo

I Congreso Internacional de Innovación Educación. Zaragoza. 22-23 de septiembre, 2017.

[Notas personales de la conferencia de mi entera responsabilidad]

***

Richard Gerver: Crear hoy la escuela del mañana: el futuro de la educación

El futuro de la educación está en los profesores: son los verdaderos protagonistas del cambio y de la mejora. Pero no como se acostumbra a pensar porque van a aplicar el conocimiento generado por los especialistas sino porque el cambio se hace realidad a partir des pequeñas prácticas que día a día realizan los profesores y que incluyen la relación con los alumnos, la conversación con colegas y familias y el intercambio de ideas con sus compañeros.

Por eso más que una teoría, una sola solución definitiva a todos los problemas lo que necesita un profesor es pasión por la educación y una clara visión de qué quiere conseguir. A esto hay que añadir confianza en sí mismo, en su capacidad de ser un factor clave en el cambio y su voluntad de ser una influencia positiva en el desarrollo personal de sus alumnos.

Todo esto es de la máxima importancia en un mundo en crisis y en cambio constante. Por ejemplo, Garver interpreta las victorias de Trump y el Brexit como una brecha generacional en la que los mayores han votado por opciones reaccionarias por desencanto y enfado ante las promesas no cumplidas que les hicieron en su juventud. Promesas que tenían que ver con un trabajo fijo, una estabilidad, certidumbres, etc. Los profesores tienen que aprender de esta brecha y sacar conclusiones. No pueden seguir prometiendo lo mismo y hacer lo mismo que hicieron con ellos en la escuela porque el mundo es diferente y las soluciones del pasado no sirven. La escuela del pasado consistía en decir a los alumnos lo que tenían que hacer y hacer exámenes. Hoy las soluciones a los problemas no existen y hay que enseñar a resolver problemas complejos de forma creativa, colaborativa e innovadora.

Ante los cambios, los profesores se sienten inseguros, estresados y ansiosos. El cambio educativo empieza asegurando un bienestar físico y psicológico a los profesores. Tienen que ganar confianza en su capacidad como educadores.

Cambiar la educación requiere toda una generación así que las respuestas rápidas y las prisas no sirven. Tampoco sirve la tecnología por sí sola. El uso de la tecnología educativa sólo mejora la eficiencia pero no supone un verdadero cambio. Con la tecnología hacemos lo mismo aunque pueda que lo hagamos mejor.

La OCDE propone para la educación del futuro:

  • Enseñar habilidades sociales
  • No centrarse exclusivamente en los aspectos cognitivos
  • Enseñar adaptación al cambio
  • Estrechar la relación entre el mundo del trabajo y la educación

Lo primero que tienen que preparar los profesores es sentirse cómodos en este escenario y ser capaces de ofrecer un modelo a sus alumnos de todos estos elementos.

Gerver comparte su visión del cambio educativo que consiste en:

  • Aplicar los aprendizajes en contextos
  • Desarrollar los valores y anhelos de los alumnos
  • Enseñar a aprender y a vivir
  • Desarrollar habilidades y competencias

Todo ello, en un sistema centrado en el alumno que debe ser el elemento más importante de todos.

En lugar de medir el éxito con un examen se debería preguntar a los niños cuáles son sus aspiraciones, sus sueños, sus pasiones y sus proyectos de vida. Si los niños son capaces de tener aspiraciones, sueños, apasionarse y tener un proyecto sólido de vida diremos que ese sistema educativo es exitoso.

El conocimiento de César Bona

Una reflexión personal después de haber asistido a la conferencia de César Bona en el I Congreso Internacional de Innovación Educación. Zaragoza. 

No es ningún secreto que César Bona tiene un éxito enorme entre los profesores y el público en general y que lo ha conseguido a partir de un discurso muy personal en el sentido de que no es un discurso experto. Con esto quiero decir que no es el discurso de un investigador en educación ni en aprendizaje en ninguna de sus variantes disciplinares. No presenta tampoco el conocimiento de un proceso de investigación no sancionada en la línea de la investigación-acción, la investigación participante o alguna otra metodología alternativa. Bona habla desde su experiencia como alumno, desde su experiencia profesional como profesor y desde el conocimiento adquirido en sus viajes por el mundo visitando escuelas y hablando con educadores, aunque tampoco la forma de presentar ese conocimiento adquirido responden a la construcción de un discurso experto. Ni siquiera es un posicionamiento que cuestione el saber pedagógico y lo condene irremisiblemente por considerarlo ideología en el peor sentido de la palabra como es propio de los discursos contra la pedagogía que ocultan privilegios o son coartadas para no trabajar.

Bona habla una especie de conversación íntima, fuera de toda posición experta (aunque él actúa como asesor porque “sabe” algo sobre educación) y alejado de posiciones muy difundidas como la diatriba, los tonos apocalípticos o la jeremiada nostálgica, por ejemplo.  Habla en un tono cercano a los profesores, sobre todo, para hacerlos pensar en las pequeñas cosas, en los pequeños detalles, en las costumbres incorporadas hasta tal punto de ser invisibles. Su tema parecen ser las actitudes individuales de los educadores, también de las familias y de la sociedad, que contradicen lo que decimos que hacemos o lo que decimos que queremos para la educación de nuestros niños.

Después todo parece que el éxito de Bona y de este discurso se debe a que había mucha gente que necesitaba escuchar tanto los contenidos como, sobre todo creo yo, las formas. Lo que pone el foco en otra parte que a mí me interesa más: qué estaban necesitando los profesores y qué interés captó Bona.

Por último quiero dejar claro que esto no es una crítica o un cuestionamiento a César Bona ni a las cosas que dice. Básicamente porque me parecen cosas sensatas y porque me parecen que no están dichas para ser “confrontadas” en un sentido científico, aunque, por supuesto, muchos podrán tener opiniones diferentes.

María Acaso: art thinking

I Congreso Internacional de Innovación Educación. Zaragoza. 22-23 de septiembre, 2017.

[Notas personales de la conferencia de mi entera responsabilidad]

***

María Acaso: del design thinking al art thinking.

Explica su propuesta pedagógica a partir de su propio proceso de descubrimiento de nuevas prácticas didácticas que han resuelto los problemas que tenía en clase.

Diagnóstico de la realidad actual:

  • Hiper-Realidad: las imágenes contienen más información que la realidad misma. El poder de la imagen para configurar la experiencia, transmitir información, valores y una visión del mundo.
  • Hiper-Consumo: el consumidor sustituye al ciudadano. La educación tiene que recuperar al ciudadano.
  • Terrorismo-visual: terror que se propaga a través de las imágenes.
  • Entretenimiento como pedagogía: lo que se aprende a través de la industria de la cultura. Edutaiment: los media educan.
  • Desarrollo tecnológico. Generación Z. Generación que no usa el correo-e, ni el ordenador. Viven pegados a su móvil y a las aplicaciones.
  • Automatización y su impacto en el mercado laboral.

El reto entonces es desarrollar las competencias que no tienen ni podrán tener los robots. Éstas son las competencias creativas y críticas; emocionales; la generación de conocimiento nuevo; y la empatía. El arte desarrolla esas cuatro competencias. Por tanto es la fuente para transformar la educación. El arte es un marco metodológico para cualquier aprendizaje (todas las disciplinas y áreas de conocimiento). Las artes no como contenido sino como metodología. De modo similar a como el design thinking extrae una metodología de las prácticas de los diseñadores, el art thinking extrae la suya de las prácticas de los artistas. La clave no es un ser un artista, sino pensar como un artista. Las prácticas de los artistas como metadisciplina.

 

Principios del art thinking:

  1. Pensamiento divergente: pensamiento crítico visual, más allá del pensamiento lógico, pensamiento rizomático.
  2. Pedagogía sexy construido por la secuencia que va desde la curiosidad, atención, emoción al aprendizaje. Placer de lo incómodo (extrañamiento), la expectativa, la sorpresa y lo inesperado.
  3. Proyectos colaborativos. Trabajo colaborativo por proyectos, inteligencia colectiva, privilegiar los procesos, aceptar la complejidad, aprendizaje basado en proyectos (artísticos) que aglutinan asignaturas y áreas de conocimiento.
  4. Pedagogías invisibles: convertir formatos educativos en formatos artísticos (formatos de producción de conocimiento). El profesor como intelectual con capacidad de transformar la sociedad.

Cada uno de estos ejes se relaciona con las competencias clave identificadas:

  1. Pensamiento divergente para las competencias críticas y creativas.
  2. Pedagogía sexy para las competencias emocionales.
  3. Proyectos colaborativos para la empatía, trabajo en grupo, colaboración.
  4. Pedagogía invisibles para la creación de nuevo conocimiento.

 

 

Resumen de la propuesta:

  • Del pensamiento lógico al pensamiento divergente.
  • Convertir la pedagogía en un lugar más sexy.
  • El profesor y los alumnos son artistas en el sentido de que trabajan como los artistas.
  • Dejar de pensar el DIY para pensar en DIWO.

+ info: Profesoras contra la pedagogía tóxica (El País).

 

Nota personal

Uno se pregunta si la propuesta de María Acaso tiene validez más allá de asignaturas relacionadas con las artes. Me queda la sensación de que esta metodología es el camino personal de ella y que difícilmente puede servir a nadie más, aunque se puedan tomar elementos puntuales en un momento dado. Por otra parte me pregunto si el valor no está en la propuesta en sí sino en el proceso de descubrimiento descrito por Acaso, es decir, el recorrido que la llevó desde una situación de aula que le gustaba a la propuesta de una nueva práctica didáctica que ha construido a partir de elementos diversos y sirven a su circunstancia particular (universidad, disciplinas artísticas, educación en museos, didácticas de las artes, etc.). Después de todo quizá esa sea la lección de la innovación: no buscar la solución definitiva a todos los problemas, sino iniciar procesos de investigación y creación que resuelvan circunstancias particulares a partir de prácticas locales.

 

Cambio

Fragmento de Fernández Enguita hablando de la organización escolar, en concreto del contexto social:

la aceleración de los cambios sociales más amplios y las transformaciones organizativas de las instituciones escolares han desplazado el centro de gravedad de la educación. Por un lado, la diversificación social y cultural provocada por la globalización, las migraciones y el ritmo desigual del cambio hacen que las comunidades a las que los centros han de servir se diferencien fuertemente entre sí, y se transformen a menudo rápidamente, por lo que pierden sentido las fórmulas y soluciones generales, que se quieren válidas por doquier (subrayo yo)

Una característica del cambio es que este se produce a ritmo desigual y eso produce fragmentación. El cambio macro se produce a ritmos diferentes en sitios diferentes, tiene implicaciones diferentes e interactúa de formas diferentes en cada contexto. Cuando se habla del cambio de paradigma en la educación porque se ha producido un cambio histórico global se habla en abstracto. Si algo así como un cambio absoluto se ha producido los diferentes ritmos y consecuencias a las que ha dado lugar, provoca cientos de situaciones diferentes. Simplificando podríamos decir que oportunidades y riesgos en todas partes para todas la gente. Conclusión: no hay una única forma de hacer frente a ese cambio.

La citada frase de Gibson de que el futuro ya está aquí, sólo que no lo suficientemente extendido.

Por tanto no hay UN cambio sino dinámicas diferentes de cambio. Un análisis que sea capaz de detectar esas dinámicas más que hablar de un cambio absoluto, discreto, identificable, igual para todos en todos los sitios. No el cambio, sino los ritmos con los que se propaga. No el cambio como progreso, sino el cambio como fragmentación y diferenciación.

¿Cómo se llama en ciencias sociales este fenómeno?

Badges

Las badges como un dispositivo sociotécnico que mantiene unidos elementos heterogéneos. Para el caso de la educación, algunos de estos elementos son nuevos agentes que se introducen en la cadena de certificación. El aspecto técnico tiene que ver con los metadatos, con la interoperabilidad, con las líneas de código, etc. El aspecto social tiene que ver con la posibilidad de que una institución no tradicionalmente educativa certifique el saber/competencia/habilidad de alguien en algo.

Las badges son la puerta de entrada en una cadena que estaba YA cerrada de nuevas partes. Un mecanismo de descentralización.

En el futuro no serán las badges actuales de Mozilla, sino algo basado en blockchain como bitcoin. El crédito y la acreditación (Primavera de Filippi y Ethereum).

[WISE@Madrid] Panel: el emprendimiento como competencia del siglo XXI

Panel: el emprendimiento como competencia del siglo XXI
Khaled Helioui
Martina Dlabajová
Carlos Barrabés
WISE@Madrid

Khaled Helioui

No es posible saber como es la mente de un emprendedor porque hay mucha diversidad. Se pueden señalar algunos puntos comunes: todos tienen una visión, están dispuestos a hacer sacrificios por hacerla realidad y todos son grandes trabajadores

No cree que pueda ser enseñado en una institución educativa porque es cuestión de aprendizaje a través de la experiencia. Son muchas situaciones que no se pueden reproducir en una escuela (a quién contratar, cómo despedir a una persona, etc.).

Las habilidades necesarias son la resolución de problemas, la capacidad de trabajo en equipo y el diseño. Señala la falta de escuelas de diseño en Europa y Oriente Medio como una de las causas que retrasan los proyectos en estas zonas.

 

Martina Dlabajová

El emprendizaje tiene dos caras: la parte del negocio que consiste en montar una empresa para ganar dinero y otra parte donde el emprendizaje es considerado un mindset que se puede encontrar en cualquier profesión

Enseñar esta competencia tiene que ser posible porque es la solución a los actuales problemas de desempleo y porque la fuerza laboral del futuro tiene que tener este mindset para cualquier profesión. Todos los agentes sociales (educación, empresa, política) tienen que cooperar para hacerlo posible.

Es responsable de un trabajo para la Unión Europea sobre las habilidades de la fuerza de trabajo del futuro cuya conclusión es que junto a las habilidades cívicas es necesaria está competencia emprendedora para trabajar en el futuro. El desafío de las políticas educativas es unir estas competencias con las necesidades del mercado laboral y aprovechar este mindset para resolver otro tipo de problemas.

 

[WISE@Madrid] Ataya: la importancia del emprendimiento

La importancia del emprendimiento

Rabea Ataya

WISE@Madrid

Algunos datos:

  • La mayor parte de los empleos están siendo creados por compañías de reciente creación
  • El desempleo es el mayor reto económico y social de la actualidad: cada vez es mayor y crece a ritmo más rápido, los jóvenes están siendo los más afectados
  • La universidad ya no puede garantizar un trabajo al final de los estudios
  • Se calcula que será necesario crear 100 millones de nuevos puestos de trabajo en la próxima década

 

Ante esta situación son necesarias nuevas formas de creación de empleo. El emprendizaje puede ser una de ellas, por esoe es tan importante.

Los estudios sobre emprendedores dicen que la casi totalidad de ellos tiene un título universitario y experiencia previa en una multinacional global. Esto significa que el emprendizaje puede ser enseñado. Hay algo en esas experiencias y en esa educación que hace al emprendedor. El reto es saber qué y cómo enseñarlo.

Las recomendaciones de Ataya son:

  • Un aprendizaje holístico que cubra artes, ciencias, liderazgo, patrones
  • Experiencias que conecten empresa y universidad. Sobre todo es clave mandar a los estudiantes a tener experiencias laborales en el mundo real lo antes posible.
  • La tecnología importa, pero mucho es hablar y pensar sobre la tecnología (implicaciones, impacto, cuestiones éticas, etc.).

 

[WISE@Madrid] Reimers: aa relevancia de la educación superior en un mundo en cambio

La relevancia de la educación superior en un mundo en cambio
Fernando Reimers
Harvard Graduate School of Education
WISE@Madrid

La Universidad actual es heredera de los valores del Humanismo renacestista, la Ilustración y la democracia liberal. La misión de la universidad actual es mantener lo mejor de esta herencia en momento en que están siendo amenazados por el populismo y por el fascismo (sic). El populismo ha conseguido que la gente dude de las élites educadas, de los expertos, de la democracia liberal y sus representantes y de las instituciones. Esto es un desafío a la idea de libertad, igualdad y a los derechos humanos como conceptos universales, por un lado, y a la democracia representativa y a la globalización, por otro.

La universidad tiene que tomar en serio esta amenaza y hacer avanzar los derechos humanos, restaurar la confianza perdida en el conocimiento, en las instituciones y en los representantes. Para ello debe volver a conseguir que la gente se implique creando una esfera pública fuerte capaz de dar respuestas a los desafíos globales. Más que las habilidades y contenidos, son los valores lo que más cuenta.

¿Cuál puede ser esa guía? Los desafíos para un desarrollo sostenible de la ONU son una buena guía. Trabajar en este sentido servirá para construir un mundo mejor y hacer emerger una nueva ciudadanía global opuesta a los peligros del populismo y del fascismo. Empowering global citizens es el sílabo de un curso diseñado por Reimers que plasma esta visión.

Esta universidad tiene una clara misión cívica, se basa en el aprendizaje servicio, en el emprendizaje social y en la íntima relación con su sociedad y los problemas de su tiempo. Pone en práctica una pedagogía basada en proyectos definidos por los grandes desafíos globales (equipos sin profesores), que usa nuevos espacios de aprendizaje y donde los profesores trabajan juntos en un enfoque pedagógico común.

La nueva universidad debe ser una universidad para toda la gente y donde se puedan encontrar las repuestas a los grandes desafíos de nuestro tiempo.