[Jornadas Red-U/18] Docencia universitaria e identidad profesional

Teaching in Higher Education: visibility, blindness or epiphany?
Issues in academic practice professional identities and career progression
Roberto Di Napoli
St George College (University  of London)
Centre for innovation and development of education
Di Napoli hizo una muy interesante presentación porque, a partir del ejemplo de su trabajo como formador y como investigador y del ejemplo concreto de St George, ofreció una panorámica de la universidad británica actual. La virtud de su presentación fue hacernos ver la relación entre legislación, universidad, identidad profesional y el contexto social y económico actual.

Discutió la cuestión de la invisibilidad de la docencia en la universidad planteando la paradoja que se dan entre la invisibilidad por falta de luz y la invisiblidad causada por la excesiva luz. Por un lado afirmó que la enseñanza es visible porque los profesores están por todas partes y su trabajo como docentes constituye el día a día de cualquier universidad: cualquier curso, cualquier clase, cualquier centro de prácticas, cualquier reunión de tutorización con un alumno o cualquier examen hacen visible la docencia. Pero la cuestión que hoy es crucial es que esta actividad tiene que hacerse visible de una forma particular, no vale cualquier visibilidad. La visibilidad de la docencia sólo sirve si se “cuantifica” a través de procedimientos de calidad, acreditación, evalución, rendición de cuentas, etc. El esfuerzo por medir el impacto de la docencia en los resultados de los alumnos, en su empleabilidad o en su satisfacción son una prueba de que solo interesa una tipo concreto de visibilidad. El problema aparece cuando este gigantesco esfuerzo pone tanto énfasis, tanta atención, arroja tanta luz sobre el asunto que termina por hacerlo invisible. Según Di Napoli, esta cultura de la medición, que es una agenda impuesta a los docentes y esa imposición tiene una importancia considerable, acaba invisibilizando la virtud (virtuosity) de la enseñanza. Los profesores se enfrentan hoy a presiones que están convirtiendo a la universidad en un sitio inhóspito. Los profesores orientan su práctica hacia los indicadores, la ansiedad crece entre el colectivo, hay una pérdida de control sobre su propia identidad, saberes y prácticas profesionales. Se pasa más tiempo registrando en formularios lo que se ha hecho (o lo que se espera que se haga) que realmente haciendo cosas de verdad valiosas y las universidades han tomado la enseñanza como una estrategia de marketing para atraer a estudiantes en un mercado cada vez más competitivo, no sólo porque el número de matrículas es importante sino porque la asignación de recursos se hace de acuedo a estas métricas). En este contexto, la construcción de una identidad profesional lucha por desarrollar una verdadera “agencia”.

Di Napoli, hablando del modelo docente de su institución y de su propia carrera profesional, propone una modalidad de “visibilidad” en la que las personas puedan dar significado y sentido a sus prácticas profesionales. El proyecto de St George es integrar el desarrollo docente y académico en la carrera profesional con el objetivo que la identidad profesional sea un proyecto para toda la vida basado en la autenticidad, donde se pueda dar un verdadero sentido personal a la práctica y que esté respaldado por la institución.

Las ideas del italiano están muy ancladas en el contexto británico y quizá las veamos algo lejanas. De hecho advirtió que puede que todavía esta situación esté lejos de la realidad española pero que llegará porque es la tendencia en norteamérica y en el Reino Unido. Cualquiera que esté mínimamente informado sobre la educación superior británica y sobre las tendencias internacionales sabe que tiene mucha razón.

Después de repasar las notas de la presentación y darle un par de vueltas a las ideas de Di Napoli, me parece que, en la cuestión de la docencia universitaria y del valor que se otorga a la docencia en España, corremos el riesgo que pasar de la absoluta invisilibidad a ceguera de las métricas sin tener la posibilidad de que los docentes tengan oportunidad de construir una identidad profesional donde la docencia tenga un significado para sus carreras como profesores universitarios y como investigadores. Damos por supuesto que la visibilización de la docencia implica el reconocimiento de la tarea de los docentes, pero yo no tengo eso tan claro. Si algo he aprendido sobre performatividad, cuantificación y mercados con la ANT es que uno puede dar “agencia” y valorar cualquier cosa. Parece que la solución a todas estas cuestiones es que las acreditaciones reconozcan y valoren la docencia. Yo, ahora, no estoy tan seguro de eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation