La institucionalización del Aprendizaje Servicio en la Universidad #cidui2018

Un pequeño resumen de una de las dos comunicaciones que presenté con otros colegas en el CIDUI 2018.

La institucionalización del Aprendizaje Servicio en la Universidad 

Se han señalado diferentes tipos de beneficios para el Aprendizaje Servicio (ApS) que van desde los aspectos cognitivos (aprendizaje curricular y otras habilidades cognitivas y académicas) hasta los esperados beneficios sociales de la acción del servicio pasando por el beneficios para el desarrollo y la realización personal de los participantes (profesores y alumnos). Sin embargo, estos beneficios no son automáticos. En primer lugar, hay que asegurar una cierta calidad en los proyectos. Además hay que resolver cuestiones prácticas como los recursos y la logística, contar con el compromiso de mucha gente y con el respaldo de la institución educativa. La institucionalización es la respuesta a estos desafíos para hacer posibles los beneficios. 

Se habla de institucionalización cuando hay una estrategia institucional de apoyo a los profesores que hacen ApS, de extensión al máximo número posible de participantes, de mejora de la calidad de los proyectos y de apoyo con recursos de diferente tipo. 

En la USJ, el ApS está integrado en su plan estratégico y eso se concreta en tres ejes: la formación de profesores; el apoyo y reconocimiento de los proyectos que se realizan; y la relación con las entidades sociales. 

En la comunicación presentamos algunas de las acciones de cada eje e hicimos un balance de los primeros cursos de implantación. Lo más destacado, hasta el momento, es que es más fácil hacer una formación introductoria para el que no conoce nada que una formación más especializada para el que lleva varios proyectos y quiere profundizar y mejorarlos. En la relación con entidades, hay que deslindar claramente el voluntariado del ApS para no generar falsas expectativas y para poder interesar e implicar a entidades. En cuanto al apoyo, hemos encontrado en las convocatorias de ayudas un dispositivo eficaz a la hora de apoyar financieramente a los profesores y, al mismo tiempo, eficaz para mejorar la calidad de los proyectos a través de los requisitos que se piden, de la competición y de los mecanismos de revisión. 

La principal dificultad que estamos encontrando es romper el pequeño núcleo de los profesores pioneros y más motivados. ¿Cómo incorporar a más gente? Una idea parece clara: cualquier proyecto de institucionalización del ApS en la universidad tendrá que enfrentarse con la situación marginal de la docencia en la educación superior porque, en definitiva, el ApS es docencia. Hasta que la docencia no se recompense adecuadamente, la institucionalización del ApS en la universidad encontrará ese límite difícil de superar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation