Richard Gerver y el cambio educativo

I Congreso Internacional de Innovación Educación. Zaragoza. 22-23 de septiembre, 2017.

[Notas personales de la conferencia de mi entera responsabilidad]

***

Richard Gerver: Crear hoy la escuela del mañana: el futuro de la educación

El futuro de la educación está en los profesores: son los verdaderos protagonistas del cambio y de la mejora. Pero no como se acostumbra a pensar porque van a aplicar el conocimiento generado por los especialistas sino porque el cambio se hace realidad a partir des pequeñas prácticas que día a día realizan los profesores y que incluyen la relación con los alumnos, la conversación con colegas y familias y el intercambio de ideas con sus compañeros.

Por eso más que una teoría, una sola solución definitiva a todos los problemas lo que necesita un profesor es pasión por la educación y una clara visión de qué quiere conseguir. A esto hay que añadir confianza en sí mismo, en su capacidad de ser un factor clave en el cambio y su voluntad de ser una influencia positiva en el desarrollo personal de sus alumnos.

Todo esto es de la máxima importancia en un mundo en crisis y en cambio constante. Por ejemplo, Garver interpreta las victorias de Trump y el Brexit como una brecha generacional en la que los mayores han votado por opciones reaccionarias por desencanto y enfado ante las promesas no cumplidas que les hicieron en su juventud. Promesas que tenían que ver con un trabajo fijo, una estabilidad, certidumbres, etc. Los profesores tienen que aprender de esta brecha y sacar conclusiones. No pueden seguir prometiendo lo mismo y hacer lo mismo que hicieron con ellos en la escuela porque el mundo es diferente y las soluciones del pasado no sirven. La escuela del pasado consistía en decir a los alumnos lo que tenían que hacer y hacer exámenes. Hoy las soluciones a los problemas no existen y hay que enseñar a resolver problemas complejos de forma creativa, colaborativa e innovadora.

Ante los cambios, los profesores se sienten inseguros, estresados y ansiosos. El cambio educativo empieza asegurando un bienestar físico y psicológico a los profesores. Tienen que ganar confianza en su capacidad como educadores.

Cambiar la educación requiere toda una generación así que las respuestas rápidas y las prisas no sirven. Tampoco sirve la tecnología por sí sola. El uso de la tecnología educativa sólo mejora la eficiencia pero no supone un verdadero cambio. Con la tecnología hacemos lo mismo aunque pueda que lo hagamos mejor.

La OCDE propone para la educación del futuro:

  • Enseñar habilidades sociales
  • No centrarse exclusivamente en los aspectos cognitivos
  • Enseñar adaptación al cambio
  • Estrechar la relación entre el mundo del trabajo y la educación

Lo primero que tienen que preparar los profesores es sentirse cómodos en este escenario y ser capaces de ofrecer un modelo a sus alumnos de todos estos elementos.

Gerver comparte su visión del cambio educativo que consiste en:

  • Aplicar los aprendizajes en contextos
  • Desarrollar los valores y anhelos de los alumnos
  • Enseñar a aprender y a vivir
  • Desarrollar habilidades y competencias

Todo ello, en un sistema centrado en el alumno que debe ser el elemento más importante de todos.

En lugar de medir el éxito con un examen se debería preguntar a los niños cuáles son sus aspiraciones, sus sueños, sus pasiones y sus proyectos de vida. Si los niños son capaces de tener aspiraciones, sueños, apasionarse y tener un proyecto sólido de vida diremos que ese sistema educativo es exitoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation