El beneficio social de la investigación científica

Excelente presentación de Irene López y Jesús Rey sobre el impacto social de la investigación y la nueva generación de evaluación de la ciencia cuyo objetivo es el impacto social de la investigación.

La evaluación tradicional se ha basado en los productos inmediatos de la investigación (publicaciones y patentes, transferencias al sector privado), la nueva evaluación se basa en los impactos sociales que pueden ser entendidos de diferentes formas y que pueden incluir cosas como beneficios en el bienestar social, entendido en un sentido amplio. Lo importante es que el beneficio tiene un alcance social, va más allá del resultado que beneficia solo a los actores de la investigación y, siguiendo la idea de Merton, el conocimiento científico es (debe ser) conocimiento público.

La nueva evaluación de la ciencia trata con nuevos valores sociales relativos a la ciencia, la investigación y el conocimiento. Cosas como el impacto social, el conocimiento público, el bien común o el valor compartido.

Es muy fácil medir productos de las investigaciones y resultados de difusión académica, pero muy difícil ofrecer datos de verdaderos impactos sociales. Para ello se proponen nuevos modelos de evaluación especialmente diseñados para mediar resultados y también impactos sociales, entendidos como beneficios.  Hace falta, primero, ponerse de acuerdo en qué es impacto social. Segundo, es necesario encontrar las medidas y métodos de recogidas de datos y análisis adecuados para dar cuenta de esos impactos.

Algunas ideas sobre qué es un beneficio social de la investigación según Bornmann y Max (2014):

  • Aportación al avance del conocimiento.
  • Promoción de la enseñanza la formación y el aprendizaje.
  • Ampliación de la participación de grupos con escasa representación.
  • Mejora de la infraestructura para investigación y educación (instalaciones, instrumentación, redes, colaboraciones).
  • Diseminación de los resultados.
  • Beneficios para la sociedad.

Algunas ideas sobre la metodología según Penfield (2014):

  • Estudios métricos.
  • Narrativas.
  • Entrevistas y testimonios.
  • Estudios de caso.
  • Citas (fuera del ámbito académico).
  • Análisis de documentación.

 

Referencias:

Bornmann, L. (2014) Is there currently a scientific revolution in Scientometrics? Journal of the Association for Information Science and Technology, 65(3): 647-648.

Penfield T., Baker M.J., Scoble R. y Wykes M.C. (2014) Assessment, evaluations, and definitions of research impact: A review. Research Evaluation, 23: 21-32.

Ideas interesantes y retos ineludibles para la evaluación de programas de formación de profesores, donde la necesidad y urgencia de medir esos impactos sociales es todavía más fuerte ya que esos programas tienen como objetivo producir esos impactos sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation